Skip to content

BLOG

La Fundación Protestante Hora de Obrar y el Servicio Evangélico de Diaconía marcaron un hito significativo en su compromiso con la justicia de género con el lanzamiento de sus nuevas políticas. La crónica del evento que ya se puede ver por YouTube.

El 4 de diciembre de 2023, en la parroquia Belgrano de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata, la Fundación Hora de Obrar y el Servicio Evangélico de Diaconía (SEDi) celebraron el lanzamiento de sus respectivas políticas para la justicia de género. El evento reunió a 50 personas, entre ellas, los equipos de trabajo y consejos directivos de ambas instituciones, referentes de espacios diacónicos, representantes de las organizaciones y miembros y autoridades de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata y la Iglesia Evangélica Luterana Unida.

De la mano de Pilar Cancelo y Nicolás Rosenthal  se presentó el marco que ya está vigente para ambas organizaciones. 

El poder de ver y reconocer para transformar

Mariana Malgay, coordinadora del área de comunicación de Hora de Obrar, abrió el evento destacando la importancia de este acontecimiento en el marco de los 16 días de activismo para la erradicación de las violencias basadas en género. Luego, las personas presentes fueron guiadas a través de un devocional de apertura, dirigido por la pastora Paula Fogel (IERP) y el pastor Paulo Siebra (IELU).

El devocional se inspiró en el encuentro de Jesús con la mujer encorvada, utilizando la metáfora de reconocer el dolor y sanar para propiciar la igualdad. La canción «Creo» de Eruca Sativa, interpretada por Melisa Fisher, sirvió como hilo conductor, creando un momento emotivo y reflexivo acompañado también por la joven ierpina Angie Stähli.

En el cierre del devocional los directores de Hora de Obrar y SEDi, Nicolás Rosenthal y Pilar Cancelo, junto con la pastora presidente de la IELU, Wilma Rommel, y el pastor presidente de la IERP, Leonardo Schindler, encendieron las cuatro velas de adviento, compartiendo sus deseos por la igualdad de género y la vida plena para todas las personas. Este simbolismo marcó un momento central que conectó la espiritualidad con el compromiso activo por la justicia de género en las instituciones.

Una forma de cuidarnos: las palabras de las presidencias de la IERP y la IELU

Wilma Rommel y Leonardo Schindler participaron en una conversación sobre los fundamentos teológicos de la justicia de género, explorando la conexión entre el compromiso de fe y la implementación de políticas de género en las organizaciones de diaconía de las iglesias.

La pastora resaltó la trascendencia del diálogo como herramienta clave para la transformación de las instituciones. Destacó que “para ser una iglesia, necesitamos oír la polifonía de las voces y la polifonía se construye de diversidad de pensamiento, sin eso no crecemos, no nos enriquecemos”. Asimismo enfatizó: «Creo que a eso estamos llamadas como Iglesias: a transformar. No tener miedo de arriesgarnos para transformarnos, pero transformarnos significa reconocernos débiles, frágiles, y repensarnos entre todas y todos para poder llegar a construir una sociedad en paz».

Por su parte, el pastor Leonardo Schindler agregó: “Una política de género es una forma de cuidarnos y valorarnos, es una forma de aceptarnos y aceptar a los demás y a las demás así como Dios también nos acepta sin hacer ningún tipo de distinción. Muchas veces esta palabra busca ser maltratada diciendo se trata de ideología de género, y se le tira toda una carga despectiva sobre lo que en verdad es algo muy valioso. También el término política viene siendo maltratado, y llenado de contenidos que son erróneos.”

Sonia Skupch, secretaria regional para América Latina y el Caribe y Norteamérica de la Federación Luterana Mundial (FLM), compartió la perspectiva global sobre la relevancia de las políticas de género en las organizaciones basadas en la fe. “Esta política de género busca la equidad entre varones y mujeres, la igualdad de derechos, la protección a los sectores más vulnerables en nuestras sociedades y la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres en ambas instituciones diacónicas. Hacerla es un acto de valentía, ya que este tipo de decisiones no siempre son bienvenidas en los distintos espacios. Celebro que podamos tener el coraje para seguir trabajando y construyendo un mundo mejor en el cual todos y todas podamos participar y vivir plena y dignamente.”

El camino recorrido por las organizaciones

Pilar Cancelo y Nicolás Rosenthal aportaron sus testimonios destacando por qué es imprescindible que las instituciones tengan sus políticas de género. Pilar, por su parte, ofreció un testimonio personal, enfocándose en la importancia de reconocer la violencia de género como una problemática que atraviesa todos los ámbitos de la vida de las mujeres, incluyendo sus espacios confesionales y laborales. “Si bien muchas veces no es posible evitar que sucedan estas experiencias, no es lo mismo que yo sepa que hay una institucionalidad que me ampara, que me protege, que me acompaña y que me defiende. No es lo mismo que yo tenga que sanar todo eso sola. Por eso creo que las instituciones somos las responsables de tener estos marcos y estas políticas para cuidarnos y para cuidar a las personas, yo lo veo en términos absolutos de responsabilidad institucional, que dejemos de mirar para el otro lado.”

Nicolás Rosenthal agregó que “lo que estamos tratando de hacer con las perspectivas de género es hacer visible esa realidad, hacer visibles las injusticias. La política de género busca aplicar esa perspectiva al interior de nuestras instituciones como una manera de protección, no de persecución, ni discriminación. Es una manera de cuidarnos,y de lograr relaciones iguales al interior de nuestras instituciones, garantizando que no haya ninguna situación de desigualdad por motivo de género, como tampoco debe haberla por motivos de raza o religión.”

El lanzamiento de la política de género de Hora de Obrar y SEDi fue un hito en el largo trayecto que ambas organizaciones recorren, comprometidas por lograr una sociedad más justa, equitativa y solidaria, donde las personas vivan vidas plenas y en armonía con sus entornos. Así, la jornada concluyó con un llamado a la acción, instando a todas las organizaciones de fe a adoptar políticas concretas para avanzar hacia una sociedad justa e inclusiva.

FacebookTwitterLinkedInEmail

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Play Video