Skip to content

BLOG

El trabajo de Hora de Obrar junto a 145 jóvenes indígenas en la provincia de Misiones, en el marco de una iniciativa cofinanciada por la Unión Europea. 
Foto tomada por uno de los jóvenes en el taller de fotografía

Cada 9 de agosto se celebra internacionalmente el Día de los Pueblos Originarios. Este año se busca destacar el rol de las juventudes indígenas como agentes de cambio y autodeterminación para enfrentar los desafíos presentes y futuros más apremiantes.

Las Naciones Unidas indican que «las violaciones de los derechos de los pueblos indígenas del mundo han pasado a ser un problema persistente. Unas veces a causa del lastre histórico que todavía arrastran, otras por el choque con una sociedad en constante cambio».

En este contexto los y las jóvenes protagonizan la acción climática, la búsqueda de justicia para sus pueblos y el diálogo intergeneracional para mantener vivas sus culturas. Por eso es importante ampliar su espacio de participación en todas las esferas.

En esta línea el proyecto Tape Porã, de la Fundación Hora de Obrar trabaja de forma comunitaria para que adolescentes y jóvenes mbya guaraní de Ruiz de Montoya puedan desarrollar capacidades, vincularse y expresarse en un espacio seguro.

«Vemos que están tensionados entre su cultura, las expectativas de los adultos en sus comunidades, y la atracción que sienten por otras propuestas culturales más hegemónicas», comentó el Dr. Javier Allara, codirector del proyecto, sobre los desafíos que enfrentan.

Así es que, en colaboración con el Aula Satélite Intercultural “Takuapi” del Centro Educativo Polimodal (CEP) 30, el proyecto Tape Porã brinda un espacio semanal de talleres y actividades artísticas y deportivas, para crear un ambiente donde las adolescencias puedan expresar sus emociones y preocupaciones de manera segura.

La colaboración con las comunidades indígenas ha sido un pilar fundamental para el éxito del proyecto. Casi 150 jóvenes mbya han participado en los talleres y actividades extracurriculares diseñadas para abordar sus necesidades específicas. Al identificar intereses como la música, la fotografía y el arte, el equipo ha logrado involucrar a cerca de 40 jóvenes de manera regular. Estos talleres no solo brindan una plataforma para la expresión artística, sino que también fomentan la confianza y el diálogo, permitiendo que compartan sus inquietudes de manera auténtica y se vinculen con otros jóvenes de su misma edad.

Tape Porã, en su articulación permanente con las comunidades, busca abordar los desafíos intergeneracionales y culturales, brindando contención y herramientas que permitan acompañar a los y las jóvenes en su desarrollo. 

El proyecto Tape Porã es cofinanciado por la Unión Europea y Pan para el Mundo con el objetivo de mejorar la calidad de vida de 16 comunidades indígenas de Misiones. 

FacebookTwitterLinkedInEmail

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Play Video